Sepa cómo manejar el estrés de volver al colegio

shutterstock_383908744Los niños pueden sentirse estresados con el regreso a clases, porque durante las vacaciones se produce la desestructuración de la rutina que han tenido durante todo el año.

En este tiempo de relajo no tienen deberes, pueden levantarse más tarde y acostarse más tarde, jugar a cualquier hora y divertirse, sin pensar en los quehaceres.

La vuelta a clases supone retomar los horarios, las rutinas y las responsabilidades, con lo que disminuye el tiempo de juego y aumenta la sensación de estrés. Esto sucede sobre todo con las vacaciones de verano.

Tras tres meses de relajación y diversión volver a la rutina del aprendizaje y el estudio no parece un panorama prometedor para los más pequeños, quienes en algunos casos resienten esta situación.

Es importante también cuidar nuestro lenguaje, en muchas ocasiones los niños reaccionan por cómo nos ven a nosotros; si observan que la vuelta de vacaciones no es algo horrible, sino una oportunidad de volver a disfrutar de lo bonito de la temporada invernal, ellos tenderán a imitar nuestra actitud y será más fácil la vuelta. Los comentarios negativos sobre el fin de las vacaciones o la vuelta al trabajo, pueden ser interpretados por ellos como un peligro que les generará más inseguridad y estrés.

Motive a su hijo

Lo ideal es comenzar unos días antes a retomar el horario de sueño para que así se adapten de a poco, estableciendo el horario de juegos, televisión, etc. Explicándoles que es necesario realizar estos cambios para no tener sueño cuando se reincorporen al colegio.

Podemos incorporarlos en la vuelta a clases, comprando juntos los útiles escolares, para que dentro de las opciones ellos puedan elegir lo que les gusta (cuadernos con su equipo de fútbol, etc), preguntándoles que actividades les gustaría realizar con la familia los fines de semana, en qué deportes y/o actividades extra programáticas les gustaría participar este año etc.

 No deje ningún detalle de lado

  1. Asegúrese de que su hijo tenga una alimentación variada: legumbres, verduras, pescado, huevos, carne magra. También se recomiendan los probióticos, tales como yogures y preparados específicos, ya que estimulan el crecimiento de los microorganismos beneficiosos para el niño.
  2. Es aconsejable tomar fibra para regular la flora intestinal.
  3. Hidratación: Una hidratación adecuada ayudara a su hijo a estar mejor preparado para combatir las infecciones.
  4. Evitar cambios bruscos de temperatura
  5. Ventilar la casa a diario(10-15 minutos)
  6. Evitar ambientes con humo de tabaco
  7. Una higiene adecuada: enseñe a sus niños a lavarse las manos siempre antes de comer y después de ir al baño.

 Evite que su hijo se estrese

Para evitar que nuestros hijos se estresen debemos:

– establecerles una rutina de horarios de comidas, tareas y de ir a dormir.

– preocuparnos de que reciban una alimentación balanceada, que tomen desayuno, que lleven colaciones al colegio

– fomentar la comunicación familiar y los espacios para ésta

– evitar discusiones en frente de los niños

– evitar que vean noticias antes de dormir

– incentivarlos a realizar actividades extra programáticas deportivas o artísticas

– realizar actividades en familia los fines de semana.