¿Qué hacer en caso de heridas por corte?

Es uno de los accidentes domésticos más frecuentes, especialmente en los niños. Si bien no siempre representan riesgo vital, saber actuar a tiempo es importante para evitar infecciones o daños mayores.

Las heridas por corte, en su mayoría, son provocadas por objetos cortantes y/o punzantes que están presentes en el hogar. Es por eso que debes evitar dejar al alcance de los menores objetos como cuchillos, tenedores, tijeras filosas o latas abiertas. A su vez, es esencial enseñarles a los niños que no deben correr con vasos de vidrio o platos de loza que puedan quebrarse. Otra medida de seguridad en la casa, es marcar los vidrios de ventanas o puertas con cinta adhesiva de color para evitar que los pequeños choquen con estos elementos. También, resulta muy útil cubrir las puntas de las mesas y otros muebles con protectores de silicona o plástico, y asegurarte de que los espejos estén firmes para que no se caigan.

Aún con todos los resguardos necesarios, un accidente de este tipo puede ocurrir -incluso a los adultos- por descuido o alguna situación fortuita, ante esto se recomienda:

En caso de corte superficial

  • Lavarse las manos para evitar infecciones.
  • Limpiar la herida con agua de la llave y lavar con jabón neutro la piel que la rodea, evitando que entre jabón en la parte afectada.
  • Secar la herida con gasas, dando pequeños toques de adentro hacia fuera. No utilizar algodón, alcohol, pomadas.
  • Cubrir la herida con una venda y sostenerla con tela adhesiva para que se mantenga limpia y cambiar la gasa por lo menos una vez al día, o si se moja o ensucia.
  • Consultar con un experto si se produce infección en la piel o cerca de la herida, como enrojecimiento, mayor dolor, drenaje, calor o hinchazón.
  • Cuando la herida comience a cicatrizar, dejar de cubrirla.

En caso de corte profundo

  • Al igual que en el caso anterior, se debe lavar la herida solo con agua.
  • Si se requiere detener el sangrado, aplicar presión sobre la herida con una venda o paño limpio. Si la gasa se cubre con sangre, no retirarla y agregar más hasta detener el flujo de sangre.
  • Observar si hay objetos incrustados. En ese caso, no quitarlos, ya que pueden estar bloqueando el sangrado. Acudir inmediatamente a Urgencias para recibir asistencia.
  • Ponerse la vacuna contra el tétanos y utilizar antibióticos si lo recomienda el médico tratante.
  • Si alguna zona fue amputada por un cuchillo u otro elemento, detener la hemorragia y guardar la parte cortada en una bolsa plástica con hielo. Llevarla junto al herido al servicio asistencial para que puedan evaluar si se puede reconstruir.

Si posterior a las curaciones se sospecha de la presencia de infección en la herida, debes ser asistido por un profesional. Los síntomas pueden ser aparición de pus, hinchazón, enrojecimiento, calor, dolor, picor o ardor.