Prevengamos la deshidratación: ¡A tomar agua!

Las altas temperaturas son típicas en este tiempo, por lo que cualquiera de nosotros -especialmente niños, adultos mayores y enfermos crónicos-  puede sufrir de esta afección si es que no toma las medidas necesarias para evitarlo. 

El agua en nuestro cuerpo es fundamental. En promedio estamos formados por un 60% de agua y además ésta actúa como termorregulador, por lo que si el cuerpo se calienta de sobremanera, pierde agua mediante el sudor. Por esta razón en condiciones climáticas de altas temperaturas y de humedad, la pérdida de agua en nuestro cuerpo es mucho mayor. 

La deshidratación es la pérdida en exceso de líquido y que no es repuesto en el cuerpo. Esta pérdida de volumen puede ser a través de transpiración, diarrea o vómitos

Síntomas

  • Sequedad de boca 
  • Sed excesiva
  • Falta de transpiración 
  • Palpitación
  • Dolor de cabeza 
  • Mareos
  • Sensación de lentitud 
  • Confusión

¿Qué hacer en caso de deshidratación?

Si el paciente está descompensado (presenta los síntomas), debe ingerir líquido, preferentemente agua. También sirven para compensar bebidas con electrolitos y minerales. 

Sin embargo, cuando el paciente esta descompensado y presenta hipotensión, palpitaciones y se siente mareado o confuso, se recomienda acudir al centro de salud más cercano. Lo mismo ocurre con pacientes con mayor riesgo a descompensarse, como aquellos que tienen alguna enfermedad crónica como diabetes o sin son niños o ancianos.

Tips para prevenir la deshidratación 

  • Mantener buena hidratación con agua o jugos naturales. 
  • Los adultos deben beber mínimo 2 litros de líquido al día, dependiendo de diferentes factores, tales como la contextura de la persona, si hace calor, si hace ejercicio, etc. 
  • Llevar una alimentación equilibrada con verduras y frutas que contengan líquidos. 
  • No exponerse a los rayos de sol o temperaturas altas. 
  • Vestirse con ropas claras para repeler el calor, anteojos y sombreros.