La halitosis: Cuando hablar es un problema


Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la halitosis es un problema que afecta
seis de cada 10 personas, es decir, un 60 por ciento de la población sufre de esta
incómoda condición más conocida como mal aliento.
¿De qué se trata este problema, por qué se produce y cómo solucionarlo? Se lo contamos
a continuación.
La halitosis oral representa el 90 por ciento de los casos y proviene de la propia cavidad
oral y se debe principalmente a la acumulación de biofilm oral, más conocida como placa
bacteriana, en la lengua. Sin embargo, también se produce por otras causas como
problemas periodontales, caries, el fumar, entre otras.

El otro 10 por ciento de los casos corresponde a una halitosis extraoral, es decir, que se
produce fuera de la cavidad vocal. Esta se debe a trastornos sistémicos, del tracto
respiratorio (superior o inferior), problemas en el sistema digestivo, así como también a
enfermedades hepáticas o renales.
Dentro de las causas de la halitosis podemos encontrar de origen patológico y no
patológico.
Causas no patológicas de halitosis oral
 Mal aliento matutino: Se debe a que el flujo de la saliva disminuye mientras se
duerme, lo que facilita el crecimiento de bacterias productoras del mal olor.
 Edad: Los ancianos tienen mayor tendencia a sufrir cambios regresivos en las
glándulas salivales que terminan generando mal aliento.
 Prótesis dentarias: Se debe a la acumulación de comida y/o mal higiene de la
misma.
 Fármacos: Ciertos fármacos provocan sequedad en la boca lo que genera mal
aliento. Algunos de estos medicamentos son por ejemplo los anticolinérgicos y los
antidepresivos.
 Tabaco: Fumar genera mal aliento.
 Periodos de ayuno: Saltarse comidas e incluso llevar una dieta hipocalórica
favorece el mal aliento.
 Dieta: La metabolización de algunos alimentos, como ajo, cebolla o alcohol, se
producen en la mucosa e hígado y son expulsados por los pulmones, generando
mal aliento.
Causas patológicas de halitosis oral
 Enfermedad peridontal, caries.
 Higiene oral deficiente, pues las bacterias se acumulan en la lengua.
 Úlceras traumáticas, infecciosas, estomatitis.
 Faringe: Infecciones víricas, bacterianas o fúngicas.
 Necrosis por radioterapia y quimioterapia en pacientes con neoplasias.
Causas de halitosis extraoral
 Sinusitis
 Enfermedades digestivas, respiratorias, sistémicas (diabetes, infección renal,
disfunción hepática, entre otras)
El gran problema de la halitosis es que es poco probable que la persona que padece el
problema se pueda dar cuenta por sí solo. Por esto, ante la sospecha o simplemente para
descarta este inconveniente, se puede preguntar a una persona de confianza si se tiene
mal aliento.

La otra opción es consultar con un odontólogo para que haga una evaluación y
diagnóstico.
¿En qué consiste el tratamiento?
El tratamiento para la halitosis se enfoca en eliminar el número de bacterias productoras
del mal aliento. Entre los agentes antimicrobianos usados en el tratamiento se encuentra
la clorhexidina a baja concentración 0.05 por ciento, el cloruro de cetilpiridinio y el lactato
de zinc que han demostrado su eficacia en la reducción de variables asociadas a la
halitosis