¿Es necesario hacerse un chequeo si siento que estoy sano/a?

En general, las personas acuden al médico solo cuando tienen alguna molestia o se sienten enfermos, evitando hacerse chequeos de rutina ya sea por falta de tiempo, interés, dinero, incluso “miedo a que le encuentren algo”. Pero, ¿necesitamos realmente pasar por revisiones médicas cada cierto tiempo?

Estar bien es una tarea de todos los días, conlleva un estilo de vida saludable combinado con chequeos preventivos. Un chequeo de rutina es fundamental no sólo para corroborar el estado de salud actual, sino también, para identificar –en lo posible tempranamente- patologías en sus etapas iniciales o que inclusive tengan etapas sin síntomas, lo cual genere la falsa sensación en el paciente de que está todo en correcto estado. 

En general en estos chequeos se pueden descubrir problemas relacionados a temas metabólicos como, por ejemplo, alteraciones en la glucosa/diabetes o dislipidemias (colesterol/triglicéridos) debido a los frecuentes malos hábitos de la población, algunos tipos de cáncer, entre otras enfermedades.

Ante este contexto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda realizarse un chequeo general una vez al año a partir de los 40 años.  Sin embargo, esta edad puede cambiar dependiendo de los antecedentes de enfermedades familiares y el estilo de vida.

Por ejemplo, para un paciente con sobrepeso u obesidad, tabaquismo o antecedentes personales cardiovasculares o familiares relevantes es recomendable hacerse un chequeo preventivo más frecuente, cada 6 meses. Para pacientes de mayor riesgo incluso sería prudente realizarse una nueva evaluación cada 3 meses.

Exámenes recomendados

Antes de realizarse algún examen, es preferible consultar con un profesional médico ya que, éste puede identificar el mejor escenario de riesgo del paciente y así decidir los mejores exámenes recomendados para cada uno de ellos.

En general, tanto para hombres como mujeres siempre es recomendable realizar un hemograma, glucosa, colesteroles, perfil de tiroides, orina, función renal, electrocardiograma y radiografía de tórax. En el caso específico de mujeres, agregar papanicolau y mamografía (mayores de 40 años y menores con antecedentes familiares de cáncer de mama) y en hombres evaluar con el examen antígeno prostático (mayores de 45 años). 

Tips de vida saludable

Es importante destacar que los principales dueños de los cuidados en la propia salud son las mismas personas, por lo que prevenir implica autocuidado y responsabilidad. Se recomienda tener en cuenta lo siguiente para llevar una vida saludable:

  • Llevar una alimentación balanceada, sin excesos en azúcares ni grasas
  • Asegurar una correcta hidratación
  • Evitar el consumo de tabaco 
  • Realizarse chequeos preventivos, consultando de manera oportuna para prevenir y no solo para curar
  • Realizar actividad física regularmente, ya que evita el riesgo de cardiopatías coronarias y accidentes cerebrovasculares, diabetes, hipertensión, diferentes tipos de cáncer, como de colon y mama, así como también la depresión.
  • Evitar el uso indiscriminado de medicamentos y no utilizarlos sin prescripción (antibióticos especialmente)