Diabéticos y celiacos, la relación entre ambas enfermedades


La celiaquía y diabetes tipo 1 tienen una estrecha relación según los expertos, tanto así
que la Asociación Americana de Diabetes (ADA) ha recomendado que se realicen pruebas
de la celiaquía dentro de los primeros cinco años de confirmada la diabetes tipo 1 en un
paciente y, posteriormente, realizarla cada tres años.
Con esto, los diabéticos se han transformado en uno de los grupos de riesgo de celiaquía,
lo cual ha sido avalado por recientes estudios científicos que han indicado que el
porcentaje de pacientes celíacos que padecen diabetes tipo 1 varía entre un dos y un 16
por ciento
A la inversa, hasta un dos por ciento de los pacientes celíacos desarrollan diabetes.
¿Qué es la enfermedad celíaca? Es una enfermedad autoinmune que se caracteriza por
una inflamación crónica del intestino delgado, causada por consumo de gliadina, una
proteína vegetal de algunos cereales.
La gliadina es uno de los componentes del gluten, una proteína que se encuentra en la
semilla del trigo, cebada y centeno principalmente y que proporciona gran cantidad de
energía al organismo.
La enfermedad celíaca y la diabetes comparten algunos marcadores genéticos, de hecho,
la diabetes tipo 1 se encuentra relacionada con la enfermedad celiaca en un 10 por ciento
debido a su origen autoinmune. ¿Qué otras características comparten?
 Ambas enfermedades afectan a la absorción y el metabolismo del organismo
 La dieta interviene en el control de ambas patologías, ya sea de forma parcial o
total
 Ambas enfermedades son crónicas, es decir, para toda la vida
Una doble complicación
Ser diabético supone una gran cantidad de restricciones alimentarias, lo mismo sucede
cuando se es celiaco, por lo que ser diabético y celiaco significa una doble complicación,
ya que la dieta de las personas que comparten ambas patologías no es sencilla, pues se
suman muchas restricciones.
Sin embargo, no hay que decaer, pues es perfectamente posible llevar una dieta sin gluten
y adaptada a las necesidades de las personas diabéticas. De hecho, es una dieta muy
saludable en la que se incluyen todos los nutrientes que necesitamos.
En este dieta, además de excluir por completo el gluten de la alimentación, se debe tener
muy claro el concepto de “contar” hidratos de carbono.
¿Qué alimentos puede consumir una persona celiaca y diabética?
 Leguminosas: Soya, porotos negros, porotos, lentejas, habas y garbanzos
 Vegetales: Brócoli, porotos verdes, espinacas, acelgas, coliflor, zapallo

 Tubérculos: Papa, yuca, apio
 Cereales: Maíz y amaranto
 Frutos secos: Almendras, nueces y nueces pecanas
 Leche y derivados lácteos desnatados
 Carne baja en grasa, pescado y mariscos frescos
 Huevos
 Frutas: siempre y cuando sean ricas en agua y bajas en azúcar
 Verduras, hortalizas y legumbres: sobre todo de hoja verde
 Soja
 Arroz y maíz: de forma moderada
 Aceite
 Sal, pimienta, vinagre
Por el contrario, debes evitar consumir:
 Trigo, porque el gluten es significativamente predominante en él. Por lo tanto se
debe evitar todos los tipos de trigo como: el trigo negro, trigo almidonero silvestre
o escanda, el kamut o trigo persa y las harinas procedentes del trigo,
especialmente la sémola.
 También se deben evitar otros productos derivados del trigo como la fécula, el
salvado de trigo, proteína de trigo hidrolizado, el germen de trigo y el trigo partido.
 Tampoco se debe ingerir cebada, centeno, avena o cualquier producto híbrido o
derivado de estos.
Es cierto, ser diabético y celiaco es un desafío pero son enfermedades que pueden tener
una dieta perfectamente compatible con armas patologías. Sólo debes ser muy cuidadoso
en la selección de tus alimentos, verificar siempre el etiquetado para confirmar o
descartar la presencia de gluten y controlar los carbohidratos.
Es un desafío, pero es posible.