Derribando mitos acerca de la miel

Existen más de 300 variedades, con diferentes colores, aromas y sabores, los cuales varían dependiendo de la flor desde la cual se obtuvo el néctar. Pero ¿qué sabes realmente sobre este alimento que ya lo utilizaba el hombre hace más de 15.000 años? Averígualo a continuación.

La miel es una sustancia líquida de textura viscosa que es producida por las abejas. Para hacer un 1 kg de esta sustancia, se necesitan 1 millón de flores y 50.000 vuelos de abeja. Es producida en los 5 continentes y los mayores productores se encuentran en Asia, le siguen Europa, América, África y Oceanía.

Conversamos con la Dra. Katherin Falck, médico cirujano de HELP, especialista en Nutrición; quien se refirió a la miel y sus propiedades desde el punto de vista científico.

Hay muchos mitos en torno a la miel, es un alimento que está muy sobrevalorado. Existe una creencia de que es sumamente saludable, ya que son azúcares naturales que prácticamente no tienen procesamiento industrial. Además, se dice que tiene propiedades antibacterianas, antivirales, antihongos y antiinflamatorias. Sin embargo, todas estas características son parte de la creencia popular. No existe evidencia de instituciones reconocidas que confirme dichas propiedades”, sentenció la profesional.

Tratamiento de heridas

No se ocupa en forma habitual para estos fines clínicos. El que no crezcan bacterias o virus en la miel, no es una propiedad exclusiva de esta sustancia. Esto también ocurre con el azúcar, donde tampoco crecen estos microorganismos. Por su parte, la industria cosmética comercial (no dermatológica) como estrategia de marketing ofrece productos derivados de la miel, lo que aumenta esta creencia de sus beneficios para la piel.

Su composición

Si bien es un producto natural, el 80% de su composición son azúcares. Por lo que entre una cucharadita de miel y de azúcar blanca común para endulzar un café, objetivamente es lo mismo, en cuanto a la velocidad de absorción y los efectos a nivel del organismo. En relación a sus otras propiedades nutricionales, como vitaminas y minerales, éstas se encuentran en muy bajas cantidades. Por lo que para que sean realmente significativas, se debería consumir en altas cantidades. Esto traería el inconveniente de la gran carga calórica.

Contraindicaciones

No se recomienda el consumo de miel para pacientes con diabetes, obesidad o con hipertrigliceridemia (exceso de ciertos tipos de grasas en la sangre) debido al exceso de azúcar asociado. Tampoco se recomiendan para niños menores de un año.

No obstante a los mitos anteriores, la Dra. Falck rescata que la miel, ingerida en pequeñas cantidades, reduce la tos irritativa y el picor de garganta. Tiene un efecto suavizante, por lo que se recomienda en pacientes con tos.