Cuidando a los más pequeños: Aprende a prevenir quemaduras en el hogar

El invierno trae consigo el uso frecuente de estufas, guateros y bebidas calientes para capear el frío; éstos se pueden convertir en un peligro para los niños si no son bien manipulados.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, las quemaduras se producen mayormente en el ámbito doméstico y laboral. Los niños y las mujeres suelen sufrir quemaduras en la cocina, provocadas por recipientes que contienen líquidos calientes, las llamas, o explosiones de los artefactos. Los hombres son más propensos a quemarse en el lugar de trabajo por incendios, productos químicos y electricidad.

En el caso de los niños se producen con mayor frecuencia en lactantes mayores y preescolares, quienes no tienen conciencia del peligro, por lo que se deben extremar las precauciones.

Consejos prácticos para prevenir quemaduras en casa

Enseñarles a temprana edad que deben alejarse de la cocina, hervidores, teteras, ollas, calefactores, planchas, enchufes, etc., y al mismo tiempo supervisar que se mantengan apartados de éstos.

  • No circular por el hogar con líquidos calientes como café o té, ya que el niño puede empujarte y quemarse.
  • No tomar en brazos al menor mientras estás consumiendo alimentos o bebidas calientes, tampoco darle acceso a manteles que puedan tirar.
  • Al cocinar preferir los quemadores más próximos a la pared y dejar los mangos de los sartenes hacia adentro.
  • Mantener las estufas y radiadores protegidos para que el menor no pueda tocarlos.
  • Nunca dejar elementos combustibles al alcance de los niños (limpiadores, ceras, gasolina, etc.)
  • Ubicar electrodomésticos pegados a la pared para que no queden a la vista las conexiones eléctricas. Desenchufar todo lo que no se esté ocupando y utilizar tapa-enchufes.
  • Si vas a usar guatero cúbrelo con una tela gruesa, no le eches agua hirviendo, sácale el aire y ciérralo bien. En el caso de calientacamas, revisa las instrucciones, temperatura y preocúpate de apagarlo a su debido tiempo.
  • Asegurarse de apagar correctamente los cigarrillos y jamás fumar en la cama.

Recuerda que si se trata de quemaduras graves debes acudir inmediatamente a un servicio de urgencia. En el caso de que sean leves, debes dejar correr agua de la llave sobre la quemadura para bajar la temperatura y consultar posteriormente a un profesional.