¿Cómo reconocer un infarto al corazón?

Mientras más temprano sea el diagnóstico y más oportuno sea el tratamiento; mejor es la sobrevida y menores son las secuelas para el paciente. Por lo que actuar a tiempo es clave ante una patología de este tipo.

El infarto agudo de miocardio, conocido también como ataque al corazón, es la necrosis o muerte de una porción del músculo cardíaco que se produce cuando se obstruye completamente el flujo sanguíneo en una de las arterias coronarias, explica el Dr. Guillermo Cabezas, especialista en medicina de urgencia de HELP.

¿Cuáles son los síntomas?

De acuerdo al profesional, el infarto agudo de miocardio se presenta en la mayoría de los casos de forma repentina. Pero, existen casos donde los síntomas comienzan lentamente con dolores o malestares leves, sobre todo en pacientes ancianos o diabéticos. En ese contexto se deben tener en cuenta señales que pueden indicar que se está en presencia de un infarto al corazón:

  • Malestar torácico: Se puede presentar como una molestia en el centro del pecho que dura no más de algunos minutos o que desaparece y reaparece. El paciente puede describirlo como una presión torácica incómoda, sensación de opresión o dolor.
  • Molestia en otras zonas de la parte superior del cuerpo: Los pacientes pueden sentir dolor o molestias en un brazo o en ambos, en la espalda, el cuello, la mandíbula o el estómago.
  • Sensación de falta de aire o dificultad para respirar: Puede ocurrir con o sin malestar en el pecho.
  • Otras señales: Podría comenzar a sentir sudor frío, náuseas, sensación de mareo o síncope (compromiso de conciencia con recuperación), palidez, sudoración, piloerección (piel de gallina), aumento o disminución de la frecuencia cardíaca.

Cabe señalar, que las mujeres son más propensas que los hombres a experimentar falta de aire, náuseas y vómitos o dolor en la espalda o la mandíbula.

¿Qué hacer?

“Lo más importante es pedir ayuda y trasladar a la persona a un servicio de urgencia a la brevedad para confirmar el diagnóstico y realizar un tratamiento oportuno. De la misma manera, se puede activar el servicio de emergencia prehospitalario (ambulancia). En la medida que una persona reciba una atención oportuna, mejor es el pronóstico, disminuyendo la posibilidad de quedar con secuelas de diferente grado, mantener una calidad de vida aceptable y evitar la muerte si no se actúa a tiempo”, enfatiza el Dr. Cabezas.

¿Qué consecuencias puede tener un ataque al corazón?

Si no se revierte la obstrucción de la circulación coronaria se puede generar necrosis del músculo cardiaco, el cual puede desencadenar otras complicaciones tales como arritmias, rupturas de alguna parte anatómica del corazón, se pueden inflamar estructuras cercanas a éste. También puede provocar distintos grados de insuficiencia cardíaca, desde moderada pasando por el edema pulmonar agudo y la más severa, el shock cardiogénico. Este último alcanzando una mortalidad de hasta un 90%.

Prevención

El especialista indica que si se retrasa el proceso de ateroesclerosis, enfermedad donde se acumula placa (grasas, colesterol, calcio y otras sustancias) en las arterias, y se corrigen algunos factores de riesgo como malos hábitos alimenticios, consumo de alcohol, tabaco, exceso de sal, café y té; se puede prevenir la aparición temprana de un infarto al corazón. A esto, se debe sumar el realizarse chequeos de salud y control de enfermedades; actividad física al menos 3 veces en la semana; y dejar tiempo libre para el esparcimiento y descanso (evitando el estrés).

Recuerda: Si presentas síntomas, llama a nuestro servicio de rescate HELP al  800 800 911 y te enviaremos un móvil al lugar del incidente, asimismo, mientras llegan nuestros profesionales recibirás apoyo vía telefónica.