Accidentes más frecuentes de los niños en el hogar: ¿Cómo enfrentarlos?

Para prevenir los accidentes infantiles en la casa, es fundamental identificar los peligros que los más pequeños pueden encontrar en su entorno.

A pesar de la preocupación de los padres, los incidentes domésticos suceden cuando menos te lo esperas. Algunos dejan secuelas de por vida, mientras que los más graves incluso pueden ser mortales. La Dra. Ana María Bravo, pediatra de Help, explica qué hacer frente a los más comunes.

1-. Electrocución: Los niños tienden a introducir sus dedos en los enchufes, exponiéndose a la energía eléctrica que hay en su interior. Esto puede provocar quemaduras que se deben lavar  de inmediato con agua fría para posteriormente acudir lo más rápido posible a un Servicio de Urgencia. En el recinto hospitalario se le realizará una curación y un electrocardiograma, ya que la electricidad puede afectar el ritmo cardíaco del menor. 

2-. Cortes: Son heridas de diversas magnitud y profundidad que se generan en el cuerpo por un objeto afilado, como agujas, cuchillos o tijeras. Para evitar una infección, la experta explica que se debe lavar la zona solo con agua y jabón. Si el corte es muy profundo, se debe acudir a un centro asistencial para que hacer una sutura con puntos. 

3-. Intoxicación: Los más pequeños de la casa pueden ingerir sustancias tóxicas que pueden dañar su organismo, como cloro, detergente, insecticidas o medicamentos. Al contrario de lo que se piensa, no se debe hacer vomitar al menor. Lo mejor es llevarlo de inmediato a un hospital para que le practiquen un lavado de estómago. 

4-.Quemaduras: Las más frecuentes son por agua hirviendo. Lo primero es aplicar agua fría en la zona afectada. Si al menor le cae agua caliente sobre la ropa, debe ser desvestido en la ducha. Luego, poner una gasa limpia sobre la quemadura para evitar una infección. Si se genera una ampolla o la lesión ocurrió en la cara, debe acudir a un Servicio de Urgencia. 

5-. Caídas: Si se trata de una leve, puede ocasionar un pequeño rasguño que se lava con agua y jabón. Pero si es una caída fuerte, podría desarrollarse un esguince o una fractura, que tiene que ser evaluada por un médico.

6-. Ahogamiento: Es muy común que los niños se lleven objetos a la boca. Cuando estos se deslizan hacia la nariz, se tapa la vía aérea y hay riesgo de asfixia. Si el niño no está respirando, se debe realizar la maniobra de Heimlich, que son compresiones abdominales para destapar el conducto respiratorio. De lo contrario, si el niño continúa respirando con normalidad, debe ser visto por un otorrinolaringólogo para que saque el cuerpo extraño.  

Si el menor se ahogó en la piscina y está inconsciente, debe ser reanimado mientras es trasladado a un recinto asistencial. Si solo tragó agua y está consciente, se debe poner de lado para que bote todo el líquido que ingirió. 

Aunque los accidentes suceden sin previo aviso, la Dra. Bravo entrega una recomendación general para evitarlos. “Lo más importante es nunca dejar a los niños solos y siempre estar pendientes de los objetos que son un peligro para ellos”, manifiesta la especialista. 

Un incidente puede sucederle a cualquiera, pero los niños son más vulnerables al no tener conciencia del peligro. Recuerda que en Help contamos con un servicio de Consulta Médica Virtual, que está disponible de lunes a domingo, entre 9:00 y 00:00 horas.