Ocho riesgos a los que te expones debido a la obesidad


Un estudio realizado por Cancer Research UK estimó que -en 25 años- la obesidad superará al tabaquismo como la principal causa prevenible de cáncer en las mujeres en Reino Unido, una realidad que también se replicará en otros países.
Y es que la obesidad se ha vuelto una pandemia que preocupa cada vez más a las autoridades de Salud, pues pese a los esfuerzos que se realizan para concientizar a la población sobre la vida sana, la cifra de obesos continúa subiendo anualmente.

En este contexto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) decretó el 11 de octubre como el Día mundial contra la obesidad, una jornada que se destina para informar a las personas sobre los riesgos a los que se exponen al tener un importante sobrepeso.

¿Cuándo se habla de obesidad?

Según la OMS una persona es obesa cuando su Índice de Masa Corporal (IMC) es igual o superior a los 30 kg/m². Éste se calcula dividiendo los kilogramos de peso por el cuadrado de la estatura en metros (IMC = peso [kg]/ estatura [m2]). 

Es decir, si una persona mide 1,60 metros y pesa 80 kilos, el cálculo se realizaría de esta forma: IMC= (80 / 2,56). El resultado de esta división es 31,2 lo que significa que la persona tiene obesidad.

Con un IMC sobre los 30 kg/m² el paciente se expone a una serie de enfermedades. En este artículo abordaremos algunos de éstas, así que ponga mucha atención.

1. Diabetes tipo 2

La obesidad eleva el riesgo de sufrir diabetes tipo 2, una enfermedad relacionada con el consumo excesivo de carbohidratos y azúcares refinados, los cuales también aumentan la tendencia a acumular grasa.

Debido a esto, el cuerpo no produce la suficiente insulina o las células se vuelven resistentes a ella, lo que aumenta el nivel de glucosa en la sangre.

Los síntomas de la diabetes tipo 2 incluyen sed, micción frecuente, hambre, cansancio y visión borrosa, aunque en algunos casos, puede no haber ningún síntoma. Sin embargo, el mayor problema es el deterioro que puede generar en la calidad de vida del paciente, ya que este puede desarrollar:
• Insuficiencia renal
• Ceguera (retinopatía diabética)
• Mayor riesgo de accidentes cerebrovasculares
• Amputación de extremidades inferiores
• Mayor riesgo de infarto al miocardio
• Alta carga emocional al ser enfermedad crónica y dependiente

2. Colesterol y triglicéridos altos

Los pacientes obesos suelen tener los niveles de colesterol y triglicéridos por encima de lo normal. Este exceso de lípidos se acumula en las arterias generando al organismo dificultades para descomponer las grasas.

Según la Clínica Mayo, los niveles deseados de colesterol total son:

Colesterol total

 
Menos de 200 mg/dl
Deseable
200 a 239 mg/dl
En el límite alto
240 mg/dl o más
Alto

3. Hipertensión

Se produce por la acumulación de lípidos en las arterias lo que dificulta la circulación de la sangre y aumenta la tensión.

Esta enfermedad puede afectar la salud renal, cardiaca y cerebral del paciente, por lo que también se le considera altamente peligrosa. Incluso algunos médicos la llaman “el asesino silencioso”, pues no suele tener síntomas pero sí puede llegar a ser mortal.

Se habla de hipertensión cuando la presión arterial está por encima de 140/90 y se considera grave cuando está por encima de 180/120.

4. Enfermedades cardiovasculares

La obesidad y las enfermedades cardiovasculares están estrechamente ligadas debido a que la acumulación de grasa genera ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares.

Si se combina además con colesterol alto, hipertensión o diabetes, los riesgos de sufrir un problema cardiaco y un deterioro cerebral son considerablemente altos.

5. Hígado graso

El sobrepeso, la obesidad y el consumo excesivo de bebidas aumenta las probabilidades de sufrir de hígado graso, una enfermedad crónica que se produce por la inflamación de este órgano debido a la acumulación excesiva de grasa en el cuerpo.

Los riesgos de tener el hígado graso son: Insuficiencia hepática, cirrosis, entre otras enfermedades graves que afectan considerablemente, y muchas veces irreversiblemente, la calidad de vida de las personas.

6. Enfermedades articulares

Muchos creen que las enfermedades articulares sólo se producen con la edad, pero no es así, porque la obesidad también las genera debido a la sobrecarga en las extremidades, sobre todo inferiores.

Este daño, a largo plazo, produce un desgaste de los cartílagos y ligamentos, derivando en trastornos crónicos como la artritis, artrosis y osteoartritis.

7. Cáncer

Debido al deterioro que genera en distintos órganos del cuerpo humano, la obesidad está vinculada al cáncer de:

• Estómago
• Colon
• Vesícula biliar
• Útero
• Páncreas
• Riñón
• Mama

8. Apnea de sueño

El estrechamiento de los conductos respiratorios también está asociado al exceso de grasa en el cuerpo, sobre todo cuando ésta se acumula en el abdomen o cuello.

Esta situación provoca que los pacientes obesos se fatiguen con mucha facilidad y tengan apnea de sueño, la cual se caracteriza por fuertes ronquidos.

¿Tiene sobrepeso u obesidad? Pues es hora de comenzar a cuidar su cuerpo. Preocúpese de tener una alimentación sana y realice ejercicios con frecuencia. Tenga presente que la obesidad es una enfermedad que puede causar desde molestias hasta la muerte.