Lo que debes saber antes de hacerte una mastectomía


La mastectomía es una de las intervenciones médicas más utilizadas para prevenir, combatir o frenar el cáncer de mama. De hecho, sólo en Chile -en el año 2016- se realizaron 4.756.

Se trata de una extirpación quirúrgica de una parte o de la totalidad de la mama. A menudo, se hace cuando una paciente no puede ser tratada con cirugía conservadora del seno (tumorectomía o lumpectomía); también se puede hacer si una mujer opta por la mastectomía -en lugar de la cirugía con conservación del seno- por motivos personales.

Obviamente, la paciente no debe tener ninguna contraindicación médica para efectuarse este tipo de cirugía mayor.

Existen diferentes tipos de mastectomía:

• Mastectomía “simple” o “total”:
– Se extirpa la totalidad de la mama, incluyendo el pezón.

• Mastectomía radical modificada:
– Se extirpa la totalidad de la mama.
– Se extirpan los ganglios linfáticos axilares.

• Mastectomía radical:
– Se extirpa la totalidad de la mama.
– Se extirpan los ganglios axilares.
– Se extirpan los músculos de la pared torácica situadas bajo la mama.

• Mastectomía parcial:
– Se extirpa el tumor canceroso y parte del tejido mamario sano. Una variación más reducida de esta técnica es la “tumorectomía” o “ lumpectomía”, en la que se extirpa menos tejido mamario circundante que en la mastectomía parcial.

• Mastectomía subcutánea:
– Se extirpa todo el tejido mamario, pero se deja el pezón.

• Mastectomía doble o bilateral:
– Se extirpan ambas mamas como cirugía preventiva en mujeres con un riesgo muy alto de padecer cáncer del otro seno.

La persona que decida cuál de estos tipos de mastectomía se realizara la paciente es el cirujano tratante, quien realizará una propuesta de acuerdo a las características clínicas del caso. Sin embargo, finalmente será el paciente quien decida qué tipo de cirugía se realizará o se negará a la realización de este procedimiento, aunque bajo su responsabilidad.

¿Por qué algunas mujeres se oponen? Hay diversas razones que van desde creencias personales hasta miedo a los efectos secundarios.

Respecto a éstos, hay que considerar que los riesgos o complicaciones de la mastectomía son equivalentes a los de cualquier otra cirugía mayor efectuada bajo anestesia general (problemas respiratorios, cardiovasculares, infecciones de las heridas, etc.); y dependerán del tipo de mastectomía que el paciente se realice, de la edad y del estado de salud de la mujer.

En cuanto a los efectos secundarios o secuelas físicas , las cuales son: cicatrices extensas o defectuosas, cambio en la forma y tamaño de la mama en relación a antes de la operación, asimetría al compararla con la otra mama, linfedema (hinchazón o edema del brazo afectado por obstrucción linfática), rigidez e impotencia funcional del brazo afectado.

En cuanto a los efectos emocionales podemos encontrar tristeza, temor, enojo, complejo de inferioridad, aislamiento, problemas sexuales, miedo a establecer nuevas relaciones, baja autoestima e incluso depresión.

Es por eso que es importante que este proceso también vaya acompañado de un apoyo psicológico para reducir el estrés, la angustia y el temor que una mujer puede sentir frente a esta cirugía.

También es importante informarle a la paciente que luego de una mastectomía puede optar a una reconstrucción mamaria, la que puede hacerse al mismo tiempo que la mastectomía, lo que se llama reconstrucción inmediata, o después de que hayan cicatrizado las incisiones de la mastectomía o haya finalizado el tratamiento complementario (radioterapia), si es que estaba indicado, lo que se llama una reconstrucción retardada pues puede ocurrir meses o incluso años después de la mastectomía.

Cabe mencionar que una mastectomía no garantiza la erradicación total del cáncer de mama, ya que es posible que hayan quedado células cancerosas residuales en la mama.}

Durante la cirugía, el médico cirujano intenta extraer el cáncer junto con una pequeña cantidad de tejido normal que lo rodea. Posteriormente un anatomopatólogo examina los bordes del tejido extraído para detectar células cancerosas.

Si el resultado de este análisis revela que parte del borde tiene células cancerosas o que el margen entre tumor y tejido normal está muy próximo, el riesgo de recurrencia del cáncer será mayor, pues estas células cancerosas no detectadas se podrían multiplicar y convertirse en cáncer de mama recurrente o recidiva.

Por eso, en cualquiera caso, es de suma importancia que siga las indicaciones de su médico tratante y evalúe las alternativas que le entregue ante cada circunstancia. Recuerde que se trata de un profesional que tiene como prioridad velar por la salud y el bienestar de sus pacientes.