Porque todos
tenemos dudas